PERLAS:

Las perlas no son minerales, sino productos de origen orgánico, concreciones principalmente carbónicas de seres vivientes, o sea moluscos de distintas especies que viven y se reproducen en aguas saladas o dulces.
Son productos biológicos utilizados para el adorno personal o la ornamentación.
La calidad de la perla natural – además de por el color, las dimensiones y la perfección de la forma; Está determinada por algunas características ópticas importantes:
Brillo, lustre, oriente y agua.

PERLAS CULTIVADAS:

Se define como de cultivo aquélla perla cuya formación dentro del molusco es provocada íntegra o parcialmente por el hombre. Es el hombre, por la tanto, quien crea las condiciones indispensables para la formación de la perla.
Fué en 1913, después de años de pacientes experimentos cuando el japonés Kokichi Mikimoto , logra la primera perla esférica de cultivo.
La perla cultivada con núcleo de madreperla ( núcleo rígido) son el tipo que predomina en el comercio. Están constituidas por un núcleo de madreperla de espesor variable, cubierto por varias capas externas de perlación.

PERLA AKOYA:

Son las perlas cultivadas producidas por la Pinctata martensi, llamada genéricamente «Akoya», un molusco que vive y se cultiva en las aguas de Japón.

La Akoya puede llegar a un máximo de: 10-11 mm.

Perla en su ostra.

Perla akoya.
Perlas cultivadas Maravillas del Mar.

PERLA SOUTH SEA:

Las perlas » South Sea», o «perlas de los mares del Sur» se distinguen por su gran tamaño.
Los diámetros varían de 9 a 17 mm, pero en raros casos pueden llegar también a 20 mm. Se dividen fundamentalmente en dos grupos, perlas blancas y perlas negras, cada uno de ellos comprende gran variedad de matices y colores.
Las perlas del primer grupo se cultivan en Australia principalmente; las perlas negras, entre las cuales se encuentran las legendarias perlas negras de Tahití se cultivan en una amplia franja del Pacífico meridional, desde las islas Cook, hasta la Polinesia francesa.
La perla australiana es única dado su variedad de color, que según los clasificadores australianos puede ser: blanco, rosa, plata , azul, gris, crema, amarillo, verde u otro.
Aunque la perla más codiciada es, la escasa blanca rosada,(la popularidad impacta en el precio), (famosa por ser encontrada en la Costa Noroeste de Australia), el color no es de importancia para el valor intrínseco de la perla.

Elegancia, Sencillez, Serenidad. Cada perla es única.

Elegancia, Sencillez, Serenidad.
Cada perla es única.

CUIDADO DE LA PERLA CULTIVADA

Las perlas cultivadas o naturales son un producto de la naturaleza y su composición es de células vivas creadas por un ser vivo. Esto es lo que da color y suavidad a su oriente. Su dureza no es tan fuerte como otras gemas nacidas en el interior de la corteza terrestre. Sin embargo tratadas como se trata un objeto valioso no hay razón para que afecte su longevidad. Los cosméticos y perfumes pueden ser en alguna ocasión perjudiciales para las perlas cultivadas. El exceso de sudor puede ser dañino a la larga. Por ello deberán limpiarse con un paño suave y humedecido con agua, cuando se note alguna suciedad sobre ellas. La superficie de las perlas cultivadas se deteriora al contacto con substancias abrasivas.

Share this post